SECTOR INMOBILIARIO, PILAR DE DESAROLLO ECONÓMICO

La actividad inmobiliaria en Colombia ha mantenido un crecimiento sostenible en el último año. Esta es una de las principales conclusiones del análisis sobre la Situación Inmobiliaria en Colombia realizado por el Servicio de Estudios Económicos de Bbva.

La actividad inmobiliaria ha presentado un buen desempeño, gracias al aumento de los ingresos en los hogares colombianos. El Servicio de Estudios Económicos asegura que aunque no ha sido un ciclo ampliamente apalancado, las condiciones de financiación también han mejorado, permitiéndoles a las familias el acceso a crédito para la compra de viviendas más fáciles de pagar. Estos factores generaron que el PIB de edificaciones lograra un crecimiento promedio de 17,8% en el periodo 2002-2007.

No obstante, uno de los principales retos que enfrenta el sector es la escasez de suelo urbanizable, lo cual genera altos costos para los constructores que al final son transferidos a los precios de los inmuebles. Esto lleva a la falta de oferta de proyectos de vivienda de interés social, ya que no son rentables debido a los topes de precios que existen para estos tipos de viviendas.

Sin embargo, los colombianos continúan accediendo al crédito hipotecario como una de las alternativas más cercanas para adquirir vivienda propia. Según Bbva, los desembolsos de crédito hipotecario en los primeros siete meses del año han tenido un crecimiento de 18,93% frente a los recursos entregados en el mismo periodo del año anterior con los cuales se financiaron 3.918 unidades habitacionales.

Cabe anotar que para el próximo convenio el Gobierno Nacional espera ejecutar 2,2 billones de pesos, de los cuales $1,77 billones deberán ser desembolsados por los bancos.

Adicionalmente existe un potencial en el mercado de financiación de vivienda, dado el bajo nivel de apalancamiento experimentado en el pasado reciente y la figura de la titularización de la cartera hipotecaria.

Concluye el análisis de SEE que una mayor utilización del sistema financiero para atender la demanda de vivienda, permitiría un mayor crecimiento del sector inmobiliario sostenible en el mediano plazo.